Correr es un gesto cíclico, repetitivo, al cual nuestro cuerpo y nuestro cerebro se adaptan de manera que podemos realizarlo de manera prácticamente automática e insconsciente. Cuando corremos, nadie piensa en que tiene que poner un pie detrás de otro, balancear un brazo en dirección opuesta que la pierna del mismo lado, luego el otro al contrario, etc… Simplemente decidimos la dirección y la velocidad y nuestro cuerpo se pone en marcha.

Pero… ¿Qué pasa cuando queremos modificar ese patrón tan interiorizado en nuestra motricidad? ¿Cómo reacciona nuestro organismo cuando se tiene que adaptar a un gesto diferente al que tiene programado? Los cambios que se producen podemos observarlos a distintos niveles:

A nivel anatómico

 

  • [highlight color=»#FF0000″]Adaptación ósea.[/highlight] Nuestros huesos son estructuras rígidas, pero que se adaptan a las cargas a las que son sometidos para volverse resistentes. Cuando cambiamos nuestro gesto, las cargas y tensiones de algunos huesos varían en magnitud y dirección. Por tanto, los huesos deben adaptarse mediante modificaciones fundamentalmente en su estructura trabecular (el interior del hueso).
  • [highlight color=»#FF0000″]Adaptación tejidos blandos.[/highlight] Los tendones, fascias, ligamentos y otros tejidos conectivos también son sometidos a tensiones distintas. Por ejemplo, la planta del pie recibe cargas distintas al talonar que al correr de antepie, al igual que el tendón de Aquiles, por lo deben resistir tracciones más intensas y con elongaciones mayores, a lo cual deben ir adaptándose de forma progresiva.
  • [highlight color=»#FF0000″]Adaptación muscular.[/highlight] Por muy pequeños que sean los cambios en nuestra técnica es muy probable que, tras aplicarlos, al principio notemos las conocidas agujetas. Nuestra musculatura está muy adaptada a los movimientos que realiza de manera habitual, más en un gesto repetitivo como la carrera. Con el cambio, habrá ciertos músculos que se contraigan con más intensidad o mayor amplitud, ya sean músculos agonistas o simplemente estabilizadores.

A nivel del Sistema Nervioso

 

  • [highlight color=»#BDBDBD»]Consciencia.[/highlight] Lo primero que sucede es que el nuevo gesto se torna consciente, es decir, debemos prestar atención a nuestros movimientos y que nuestro cerebro mande la orden a nuestro cuerpo para que haga un gesto diferente al que tenía automatizado. Cuando dejamos de concentrarnos en ello nuestro cuerpo vuelve al gesto antiguo hasta que hemos repetido tantas veces el nuevo que por fin se vuelve automático.
  • [highlight color=»#BDBDBD»]Coordinación.[/highlight] Lo más habitual es que la nueva técnica de carrera al principio sea inestable, es decir, difícil de «calcar» el mismo gesto de manera continua, sino que se producen descoordinaciones, la sensación global es de ser un gesto tosco y poco fluido. Es necesario mucho tiempo para realizar el gesto con naturalidad.

A nivel Fisiológico

 

  • [highlight color=»#5882FA»]Eficiencia.[/highlight] Aunque los cambios en la técnica habitualmente tengan como objetivo mejorar la eficiencia, hasta que las adaptaciones anteriores no se han producido lo más habitual es que haya menor eficiencia. Es decir, al principio la intensidad del esfuerzo es mayor para una misma velocidad de carrera, se produce un empeoramiento del rendimiento, y a medida que los cambios anatómicos y nerviosos se van consolidando la eficiencia mejora.
  • [highlight color=»#5882FA»]Fatiga.[/highlight] Tanto por la mayor intensidad fisiológica como por la fatiga de los tejidos, no sólo la eficiencia empeora, sino que la fatiga aparece mucho antes. Un buen ejemplo ilustrativo es cuando un corredor que talona al correr cambia a correr de antepié. Al principio es capaz de mantener el apoyo del pie con la parte anterior, pero a medida que pasan los kilómetros y aparece la fatiga, vuelve a su gesto anterior.

En resumen, cambiar la técnica de carrera es un proceso que implica cambios a distintos niveles del organismo. Por tanto, es tan importante programar los ejercicios adecuados como establecer los periodos de adaptación para que esos cambios se asimilen progresivamente sin provocar lesiones.

Imagen de SantiMB en Flicrk

The following two tabs change content below.

Vicente Úbeda

CEO & Director Técnico at Técnica de Carrera
Soy Ldo. en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, CEO y Director Técnico en TDC. He trabajado en el CAR de Madrid con atletas internacionales y ahora dirijo la sección de Mediofondo/Fondo en el Club de Atletismo de Arroyomolinos. Escribo sobre entrenamiento de la carrera a pie, técnica de carrera y formación deportiva.