Para comprender bien los fundamentos de la técnica de carrera, es necesario hacer un análisis mecánico y saber cómo actúan las fuerzas. De esta manera podremos aproximarnos lo máximo posible a la forma óptima de aplicarlas. Antes de seguir, convendría saber qué es la fuerza en términos físicos.
Fuerza es toda causa capaz de cambiar el estado de reposo o movimiento de un cuerpo.
El objetivo al correr es desplazar nuestro cuerpo a una distancia determinada y, para ello, será necesario aplicar unas fuerzas que cambien nuestro estado de reposo y permitan acelerar y mantener nuestra velocidad. De entrada, tenemos que saber que aún estando en reposo, son múltiples las fuerzas que actúan sobre nuestro cuerpo (gravedad, rozamiento, etc.), y muchas otras fuerzas y fenómenos físicos que se generan con el movimiento (fuerzas de acción/reacción, deformaciones, momentos de inercia, etc.).
De entre todas las fuerzas que actúan en nuestro cuerpo durante la carrera, podemos destacar las siguientes como las principales:

  • [highlight color=”#797979″]Fuerza Peso[/highlight]: Es la fuerza que se origina por efecto de nuestra masa y la Gravedad. La Gravedad es la aceleración que experimenta nuestro cuerpo en las cercanías de un objeto astronómico, en nuestro caso, la Tierra. La dirección de esta fuerza está orientada hacia el centro de nuestro planeta, por lo que podemos decir que tiene una dirección perpendicular al suelo. Es una fuerza constante, actúa en todo momento y su fórmula es Peso (N) = Masa (kg) x Gravedad (m/s²).
  • [highlight color=”#FF0000″]Fuerza de empuje (o de acción)[/highlight]: Es la fuerza que aplicamos con nuestro sistema músculo esquelético contra el suelo. Esta fuerza surge tanto de nuestras contracciones musculares como de nuestros elementos elásticos, y debe tener suficiente magnitud para contrarrestar la fuerza de nuestro peso y además proporcionar una determinada aceleración a nuestro cuerpo.
  • [highlight color=”#0096ff”]Fuerza de reacción[/highlight]: Es la fuerza que ejerce el suelo contra nuestro cuerpo y que permite su aceleración. Para entenderlo hay conocer la 3ª Ley de Newton o Ley Acción y Reacción, que afirma que Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria. Si no existiera esta fuerza, al empujar al suelo se hundiría o deformaría, o seríamos nosotros quien desplazásemos la tierra bajo nuestros pies.
  • [highlight color=”#ff9300″]Fuerza de rozamiento[/highlight]: Es la que surge entre dos superficies en contacto, y que se opone al movimiento de deslizamiento entre ambas. Esta fuerza permite que no resbalemos al contactar con el suelo, y que podamos aplicar cierta fuerza en el eje horizontal. Aquí hay una explicación más precisa.
  • [highlight color=”#D7DF01″]Resistencia aerodinámica[/highlight]: Es la fuerza que se opone al avance de un cuerpo a través del aire. Cualquier cuerpo al atravesar un fluido experimenta una resistencia que depende de su superficie, su forma y su velocidad. La resistencia aumenta de manera exponencial con la velocidad, es por eso que en las carreras de larga distancia no tiene una magnitud significativa, pero sí en las modalidades de velocidad.
  • [highlight color=”#00f900″]Fuerza Resultante[/highlight]: Es el vector que representa el sumatorio de todas las fuerzas que actúan sobre nuestro cuerpo.
Todas las fuerzas se pueden resumir en una fuerza resultante cuyo punto de aplicación es el Centro de Masas (CdM). El CdM podemos situarlo de manera aproximada a la altura de la pelvis, en un punto medio entre el ombligo y la zona lumbar y más o menos centrado en el plano frontal. El CdM varía ligeramente con los movimientos corporales, pero durante la carrera se mantiene aproximadamente en esa zona.
Además, debemos considerar como punto de aplicación de la fuerza contra el suelo el Centro de Presiones (CdP) en cada momento.
[media_slider]
[/media_slider]

Fuerzas en la fase de amortiguación

Desde el momento que el pie contacta en el suelo hasta que nuestro CdM se alinea verticalmente con el CdP. Es una fase en la que nuestro cuerpo experimenta una disminución de su velocidad.

Fuerzas en el momento de aceleración 0 del Centro de Masas

Es el momento en el que el CdM y el CdP se alinean verticalmente. En este instante el CdM cambia de tener una aceleración negativa a positiva en el eje vertical.

Fuerzas durante la fase de impulso

Cuando el CdM adelanta al CdP se produce una propulsión de nuestro cuerpo hacia arriba y adelante gracias a la acción muscular y a los componentes elásticos que han almacenado energía durante la fase de amortiguación.

Fuerzas durante la fase de vuelo

Cuando nuestro cuerpo pierde contacto con el suelo dejamos de aplicar fuerza y por tanto de acelerar nuestro CdM. Empieza una fase aérea en la cual el CdM adquiere una aceleración negativa considerable en el eje vertical y también pero de menor magnitud en el eje horizontal debido a la resistencia aeródinámica.

The following two tabs change content below.

Vicente Úbeda

CEO & Director Técnico at Técnica de Carrera
Soy Ldo. en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, CEO y Director Técnico en TDC. He trabajado en el CAR de Madrid con atletas internacionales y ahora dirijo la sección de Mediofondo/Fondo en el Club de Atletismo de Arroyomolinos. Escribo sobre entrenamiento de la carrera a pie, técnica de carrera y formación deportiva.